Encuentra tu receta o tu película

Cargando...

viernes, 9 de diciembre de 2016

100 AÑOS DE KIRK DOUGLAS EN 5 CINE-RECETAS



El gran Kirk Douglas cumple la friolera de 100 años. Y en el baúl de las cine-recetas hay unas cuantas comparaciones gastrocinéfilas que recupero para conmemorar tan señalada fecha. 

Hoy rindo un homenaje culinario a un actor-productor de raza, que se ha batido en la arena de todos los géneros y que ha ganado cero Oscars (salvo el Honorífico, cómo no). 

En su variopinta y extensa saca interpretativa se engloban piezas fundamentales del celuloide como "El ídolo de barro", "Retorno al pasado", "Espartaco", "El último tren de Gun Hill", "Duelo de Titanes", "El loco del pelo rojo" o "Carta a tres esposas". 

Aquí recojo 5 maravillas del séptimo arte a cargo de Kirk Douglas que encuentran su reflejo en diferentes y deliciosos platos. ¡Mandiles arriba!

1. ARROZ NEGRO CON SEPIA ("El gran Carnaval")
2. ALBÓNDIGAS EN SALSA CON PATATAS A LAS FINAS HIERBAS ("Senderos de gloria")
3. PEZ ESPADA CON SALSA DE PEREJIL ("20.000 leguas de viaje submarino")
4. BACALAO "SONROJAO" CON PATATAS GAJO ("Cautivos del mal")
5. HAMBURGUESA DE SALMÓN ("Los vikingos")


 ARROZ NEGRO CON SEPIA

PELÍCULA COMPARADA "EL GRAN CARNAVAL"

Cuando miro un plato tan elaborado, tan milimétricamente escrito y tan admirable en su resultado visual, mi loca cabeza suele irse a uno de los guionistas/directores más populares y geniales que ha dado el séptimo arte: Billy Wilder. Enseguida caigo en la tentación de comparar la receta con una de sus películas maestras: El gran carnaval.

SEGUIR LEYENDO LA CINE-RECETA...


 ALBONDIGAS EN SALSA CON PATATAS A LAS FINAS HIERBAS

PELÍCULA COMPARADA: "SENDEROS DE GLORIA"


La guerra en el cine es, sin duda alguna, una de las fuentes de inspiración más trilladas y exprimidas por los cineastas a lo largo de los años. Vietnam, la Segunda Guerra Mundial, Corea, la guerra Civil española, Roma, Grecia, Oriente Medio, las colonias asiáticas o las guerrillas sudamericanas, son solo algunos ejemplos que han servido para mostrar al mundo los terrores de la lucha. Pero la Gran Guerra no ha tenido tantos narradores como otras contiendas. Y es aquí donde surge "Senderos de gloria" revalidándose como una obra suprema de las miserias y límites del ser humano en tiempos bélicos...

SEGUIR LEYENDO LA CINERECETA...


 PEZ ESPADA CON SALSA DE PEREJIL

PELÍCULA COMPARADA: "20.000 LEGUAS DE VIAJE SUBMARINO"

Tal vez sea ésta la mejor adaptación cinematográfica de las fantasiosas novelas de Julio Verne, ya que supo extrapolar de la tinta literaria el mejor espíritu aventurero y colorista del genial escritor. "20.000 leguas de viaje submarino" supone una odisea marítima que nos viene como anillo al dedo para comparar nuestro plato de pescado. Un monstruo de la cocina que ve en esta película su perfecto espejo...

SEGUIR LEYENDO LA CINE-RECETA


 BACALAO SONROJAO CON PATATAS GAJO

PELÍCULA COMPARADA: "CAUTIVOS DEL MAL"


No era fácil buscar un referente apropiado a esta maravillosa receta. A mis ojos (siempre alocados) me sugería desde el inicio que el pescado era una tentación asediada de hienas (gajo) dispuestas a devorarlo. Había que dar con algún guiño cinéfilo que representase a una figura omnipresente, que se asentase en el centro de las vidas de las demás y condicionase sus existencias. Y chispazo. Me vino a la mente esa gigantesca y despiadada obra de "cine dentro de cine" llamada "Cautivos del mal"...

SEGUIR LEYENDO LA CINE-RECETA...

 HAMBURGUESA DE SALMON

PELÍCULA COMPARADA: "LOS VIKINGOS"


En el acercamiento preliminar a la comparación cinematográfica mi mente, tan lucida y atolondrada como siempre, ubica el salmón en Noruega. Bien, el elemento obvio lo tenemos. Del mismo modo me he planteado desde el inicio este plato como una gran aventura culinaria. Correcto. Así pues la ecuación parecía llevarme por los helados mares del norte y es allí donde me topo con: "Los vikingos". Una obra que satisface todos los requisitos: espíritu nórdico y odisea plagada de entretenimiento.

SEGUIR LEYENDO LA CINE-RECETA...

sábado, 3 de diciembre de 2016

ALBÓNDIGAS DE POLLO AL CURRY (Curry Chicken Meatballs)

Hay momentos en los que te apetece salirte de la rutina. Y hoy es uno de ellos. Las albóndigas son un clásico universal, que hemos preparado de mil y una maneras, salseado otras tantas, aromatizado con docenas de especias... y, por norma general, son un éxito de taquilla y paladar.

En esta ocasión había ganas de catapultarse a otras sensaciones y otorgarles una personalidad más oriental... Aprovechando el concurso de Bloggers de Avecrem me lanzo a preparar unas albóndigas de pollo bañadas en una deliciosa salsa de curry inspirada en la cocina hindú. 

Todo un festival de aromas, sabores, matices, que se mueven en tu boca y que inundan la casa de fragancias de lo más exóticas. Para ello tiraremos de un buen Caldo de Pollo Gourmet Gallina Blanca o podemos disolver una pastilla de Avecrem durante el cocinado al agua para así potenciar la salsa, bien condimentada con especias de lo más sugerentes. ¡Mandiles arriba!


Ingredientes (4 personas)

Para las albóndigas

  • 700 grs de carne de pollo picada
  • 1 cda de cayena en polvo
  • 200 grs de cebolla pochada 
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cda de Curry de Madrás 
  • 1 yema de huevo
  • 6 cucharadas de Pan rallado 
  • Sal y pimienta negra 
Para la salsa de curry

  • 2 cebollas 
  • 3 tomates pelados y triturados
  • Comino en grano (1 cda) 
  • Cilantro molido (1 cda)
  • Cúrcuma (1 cda)
  • 1 hoja de laurel
  • 1 rama de canela
  • 1 cdita de Garam Masala 
  • Curry de Madrás (2 cdas) 
  • 1 cda de pasta de ajo y jengibre 
  • Cilantro fresco 
  • Caldo de Pollo AVECREM
  • Aceite de Oliva y sal
  • Yogur (2 cdas) 
Más recetas de pollo al Curry AVECREM http://www.gallinablanca.es/receta/pollo-al-curry-60151/

Las albóndigas: montaje

Para ello pochamos las cebollas cortadas finamente y el diente de ajo picado en una sartén con un poco de aceite de oliva. Unos 10-15 minutos, que caramelicen ligeramente y que no se quemen, así que atentos/as al fuego...

Con ayuda de una picadora o de un robot de cocina, picamos la carne de pollo (que bien puede ser de pechuga o contramuslos sin huesos y sin piel) y reservamos.

En un bol amplio añadimos el pollo, las especias, el pan rallado, la yema de huevo y salpimentamos con alegría - que una vez hechas no podremos -. 

Incorporamos la cebolla y el ajo ya pochados y removemos bien la mezcla. Mejor con las manos bien limpias para integrar todos los ingredientes y aromas.

Vamos formando pequeñas bolas, las pasamos por un poco de harina y las freímos en una sartén con abundante aceite caliente. A medida que se vayan dorando (que no haciendo) las sacamos a un plato con papel absorbente y dejamos que reposen hasta volver a salir a escena.

La salsa de curry

En una sartén calentamos el aceite de oliva y añadimos la hoja de laurel, la rama de canela y el comino en grano. Que se calienten durante unos segundos para que desprendan todos sus aromas. Añadimos enseguida la cebolla troceada y la cocinamos hasta que quede marrón, bien pochada. NOTA: Este paso lleva su tiempo, pero merece la pena...

Añadimos la pasta de ajo y jengibre (es una mezcla de ambos productos y triturados con un poquito de agua y aceite) y cocinamos un par de minutos más.

Incorporamos el tomate ya triturado y sin piel y removemos bien para que se vayan fusionando los sabores. Añadimos el curry, la cúrcuma, el Garam Masala y el cilantro molido. Cocinamos la salsa unos 10 minutos removiendo frecuentemente. Rectificamos de sal.

Incorporamos las albóndigas y el caldo de Pollo y dejamos que se vayan haciendo lentamente unos 20-25 minutos. En el último momento añadimos el yogur y removemos bien para dar cremosidad y ese toque aún más hindú si cabe.

NOTA: Pasado el tiempo podemos sacar las albóndigas y triturar la salsa, a mí personalmente me gusta encontrarme trocitos de cebolla y especias... Pero en tu mano lo dejo.

Emplatado 

Disponemos las albóndigas en un plato, regamos bien con la salsa y decoramos con una hojas de cilantro fresco. ¡Que aproveche, hitchcookian@s! 

jueves, 24 de noviembre de 2016

ROTI DE POLLO CON CEBOLLA CARAMELIZADA

Hoy os traigo una receta muy sencilla que aúna dos grandes fuerzas culinarias: Nutrave e Ibsa (Bierzo), que me han suministrado la materia prima para confeccionar este plato ideal para cenas a cámara rápida. Intentamos sacar el máximo partido a grandes productos. Prueba conseguida.

El roti de pollo es muy jugoso y viene fantásticamente preparado para su elaboración. Todo el trabajo te lo dan hecho, tú sólo tienes que idear qué salida le darás. Y la cebolla caramelizada te ahorrará un trabajo costoso y que requiere paciencia. Estamos hablando de obtener una gran receta en esos momentos en los que el tiempo apremia y quieres comer bien, pero estar poco en la cocina.

Acompañamos esta pequeña joya de un arroz basmati con jengibre. De esa forma ya obtenemos una foto final vistosa, nutritiva y muy aromática. Poco esfuerzo, gran resultado. ¡Mandiles arriba!



Ingredientes (2 personas)

  • 2 rotis de pollo Nutrave
  • 5 dientes de ajo
  • 1/2 vaso de Vino de Oporto
  • Hierbas aromáticas: orégano, tomillo...
  • Cebolla caramelizada IBSA BIERZO
  • Arroz basmati
  • Jengibre fresco
  • Sal, pimienta y aceite de oliva Virgen Extra 
Tiempo

  • 25 minutos


 Nutrave Ibsa Bierzo

Precalentamos el horno a 200º. Si tiene ventilador, se lo ponéis. Si no, con calor arriba y abajo.

En una bandeja de horno echamos una pizca de aceite de oliva. Salpimentamos los rotis de pollo y los disponemos en la bandeja.

Regamos con el vaso de vino de Oporto (puedes usar un Pedro Ximénez o un Jérez...) y espolvoreamos nuestras hierbas aromáticas. 

Chascamos los dientes de ajo y los echamos enteros y con piel en la bandeja. 

Horneamos durante 20-25 minutos. A media cocción daremos la vuelta a los rotis y los empaparemos bien del vino de Oporto de la bandeja, para que vaya caramelizándose el exterior.

Salteamos un poco de arroz basmati cocido en una sartén con aceite y jengibre fresco muy picado. Salpimentamos al gusto, o sea, al tuyo.

Sacamos el roti del horno y lo cortamos en rodajas gruesas. Colocamos en un plato el arroz salteado con jengibre y en el centro el roti. Cubrimos generosamente con la cebolla caramelizada y decoramos con los dientes de ajo asados.

¡Que aproveche, hitchcookian@s!

martes, 22 de noviembre de 2016

MOLLETES DE ALBAHACA (Receta sencilla de pan)

Esta sencilla y aromática receta de pan casero se la dedico abiertamente a Daniel Jordá por abrir mi mente al maravilloso mundo de las harinas, las levaduras y la pasión panera. Hoy os presento unos molletes de albahaca muy fáciles de preparar y que os supondrán una delicia para el desayuno o para una cena a cámara rápida - siempre y cuando ya los tengáis hechos, claro -. 

Untados con tomate rallado, como acompañamiento de una fresca ensalada o como bocadillo (que bien quedaría con unos tomates en rodajas y unas lonchas de mozzarella) este mollete destaca por su inconfundible aroma de albahaca que lo impregna todo de frescura. 


Es la hora de llenaros las manos de harina, de jugar en la cocina y de lanzaros a la maravillosa odisea de crear vuestros propios panes. Es un trabajo que poco a poco iréis perfeccionando (yo el primero) y que os llenará de satisfacción. Palabra de The Hitchcook. Pues ya sin más, toca arremangarse y disfrutar de un viaje a las entrañas del mundo panadero. ¡Mandiles arriba!


Ingredientes (6 molletes)

  • 500 grs de harina de fuerza
  • 250 ml de agua
  • 10 grs de aceite de oliva Virgen Extra
  • 12.5 grs de Levadura fresca (media pastilla)
  • 50 grs de albahaca fresca
  • 7 grs de sal
  • 3 grs de azúcar 
Acompañamiento opcional

  • Tomate rallado
  • 2 dientes de ajo
  • Aceite de Oliva Virgen extra y sal
Tiempo

  • 1 hora y 40 minutos (entre preparación y tiempos de reposo)


Lo primero de todo será crear un "falso pesto". Para ello trituramos las hojas de albahaca - limpias y secas - con unos 100 o 110 ml de agua y la sal. Reservamos.

Por otro lado diluimos la levadura fresca en el resto del agua (unos 140 o 150 ml). NOTA: Que el agua esté tibia. 

En un bol amplio mezclamos la harina de fuerza con el azúcar. Con las manos, que hacer pan significa mancharse, disfrutar, sentir los ingredientes. Agregamos el agua con la levadura y la mezcla de albahaca. 


Mezclamos en el bol, incorporamos el aceite de oliva y seguimos con la faena. Cuando tengamos la masa mezclada la sacamos y la trabajamos sobre una superficie lisa y bien limpia durante 10 minutos, hasta que nos quede compacta. 

Formamos una bola, la volvemos a colocar en el bol y dejamos que repose tranquilamente durante 30-40 minutos cubierta con un paño de cocina. Debe doblar su volumen.


Pasado ese tiempo - que habrás empleado para hacer lo que más te plazca - sacamos la bola y vamos sacando porciones de 120 grs con ayuda de una rasqueta o un cortador de panadería.



"Boleamos" cada porción espolvoreando un poco de harina en la mesa de trabajo y las volvemos a cubrir con un paño para dejarlas reposar y que fermenten otros 45 minutos más.


Precalentamos el horno a 180º, calor arriba y abajo.

Extendemos papel sulfurizado (de horno) en una bandeja y colocamos cada panecillo encima. Les practicamos unos cortes con una puntilla en la parte superior y los horneamos durante 15-20 minutos. NOTA: Para provocar vapor podemos pulverizar un poco de agua en el interior del horno.



Sacamos con cuidado a una rejilla y dejamos que se enfríen. Ya sólo nos queda darle el uso que más nos apetezca. 

Yo te dejo mi opción de desayuno: partimos por la mitad cada mollete y lo pasamos ligeramente por la sartén para que se tueste la miga, frotamos un poco de ajo, añadimos un par de cucharadas de tomate rallado y regamos con buen aceite de oliva Virgen Extra. La combinación con el aroma de la albahaca despierta a cualquiera. 

¡Que aproveche, hithcookian@s! 

jueves, 17 de noviembre de 2016

GUISO DE PATATAS, BONITO Y BOLETUS (Recetas de cuchara)

En tiempos de frío, no hay nada mejor que un buen guiso de cuchara. Platos calientes para entonar los estómagos y maravillar al paladar. Esta receta es una suerte de "marmitako" (sin serlo) que nos sirve para aprovechar ingredientes solitarios en la nevera. Yo lo he preparado con bonito, pero se puede hacer con bacalao o salmón (te dejo mi cine-receta de Guiso de Patata y Salmón) y lo he animado con boletus de temporada, aunque podéis emplear champiñones, Portobello, Shitakes... Otoño, tiempo de setas, ya lo sabéis.

Es importante no cocinar en exceso el bonito porque corremos el riesgo que nos quede seco, y es una lástima estropear un guiso. Dadle mucho mimo a este plato que lo agradecerá. Y si queréis meterle un poco de tomate rallado al sofrito no lo dudéis, pero como por aquí hay personas intolerantes a la fructosa, conviene no correr riesgos. Blandid vuestras cucharas que esto empieza. ¡Mandiles arriba!

Guiso de patatas, bonito y boletus

Ingredientes (4 personas)

  • 300 grs de bonito fresco
  • 800 grs de patatas chascadas (para guisar)
  • 200 grs de puerros
  • 3 dientes de ajo
  • 150 grs de Boletus 
  • 1 cebolleta
  • 2 cdas de pimentón dulce
  • Sal y aceite de oliva 
  • Agua o Caldo de Pescado
  • Eneldo fresco picado
Tiempo

  • 30-40 minutos


El sofrito

Picamos finamente la cebolla, los puerros y el ajo.

Ponemos en una olla amplia un poco de aceite de oliva y añadimos el ajo en frío. Calentamos el aceite y dejamos cocinar ligeramente 1 minuto, que vaya cogiendo un leve dorado. Incorporamos la cebolla y el puerro. 

Sofreímos las verduras unos 10 minutos a fuego medio, para que se vayan ablandando.

Las patatas

Pelamos las patatas, las lavamos y las chascamos. Ello quiere decir partir trozos rompiendo al final (hasta que suene un chasquido), de ese modo soltará su propio almidón y nos espesará el guiso.

Las añadimos a la olla, junto con los boletus cortados y las cocinamos unos 5 minutos removiendo constantemente. 

El líquido

Podéis usar agua y diluir una pastilla de concentrado de pescado. O si tenéis un poco de tiempo preparar un rápido caldo casero. Para ello usamos verduras variadas, los huesos del bonito y un poco de perejil fresco. Echamos agua y dejamos cocer unos 30 minutos, desespumando las impurezas que vayan saliendo a flote. Colamos y listo.

En ambos casos vertemos el líquido en la olla, añadimos sal, subimos el fuego y cuando rompa el hervor, lo bajamos y tapamos para que cueza a fuego lento. NOTA: Removeremos en vaivén la olla de vez en cuando. 

Dejaremos cocinar unos 20-25 minutos o hasta que la patata esté tierna pero entera.

El pescado

En el último momento añadimos los tacos de bonito y dejamos que se hagan un par de minutos con el calor residual. NOTA: Si vais a tomar el guiso al día siguiente conviene no añadir el pescado, ya que nos quedaría seco a la hora de recalentarlo. Mejor calentar el guiso de patatas por un lado y luego incorporar el bonito.

Servimos el guiso en plato hondo y espolvoreamos por encima un poco de eneldo fresco picado. 

¡Que aproveche, hitchcookian@s!