viernes, 24 de junio de 2016

UNIVERSO AGUACATE: Recetas ideales para el verano

El aguacate. Una fruta exótica que poco a poco se ha ido ganando un hueco indispensable en nuestros recetarios. Primero por su sabor y segundo por sus increíbles propiedades nutritivas. Se tiende a pensar que, al llevar algo de grasa, no es apta para dietas y demás. Pero lo cierto es que el aguacate es uno de los mejores aliados para deportistas y para nivelar el colesterol y el ritmo cardíaco dado a sus altos contenidos en ácidos Omega 3.

Sus cualidades para la salud continúan con su enorme cantidad de proteínas. Ayudan a disminuir la inflamación de articulaciones y a reparar los cartílagos gracias a los ácidos grasos esenciales y las vitaminas de grupo E. 

Y no contentos con eso, culinariamente es un personaje de lo más socorrido. Más allá del clásico "guacamole" se abre un sinfín de posibilidades tal y como os muestro en este sensacional recopilatorio. Ensaladas, tartares, cremas, postres... su sabor único y la facilidad de manejo lo convierten en un ingrediente capital para recetas en crudo. 

Aquí comienza este viaje a través de grandes bloggers y mejores propuestas. Que lo disfrutéis...


Damos los primeros pasos de este colaborativo acorde con el tiempo veraniego y la necesidad imperiosa de recetas frescas. Aquí surgen estos Aguacates rellenos de Ensalada de Verano cortesía de Olor a Hierbabuena. Una variedad de elementos refrescantes como huevo cocido, tomate, pepino, patata o aceitunas sirven de relleno para estos "barcos" de aguacate que surcarán por tu paladar.


Seguimos con toques frescos y agradables para los momentos de sol. La cocina de Masito nos trae esta Ensalada de aguacates con salsa de naranja. Una combinación sensacional con tomatitos cherry, queso de cabra, frutos secos, lombarda y ciruelas pasas que se dejan arrastrar por una salsa cítrica que potencia sus sabores y dan un toque especial a una ensalada de lo más apetecible.


Y si no teníais ideas suficientes, Las recetas fáciles de María nos otorga esta rápida, socorrida y divertida Ensalada fácil de aguacate con atún en Vasitos. Un plato de lo más refrescante que, bajo su aparente sencillez, esconde una mezcla perfecta donde el aguacate y el atún toman el protagonismo del bocado encerrados en un vasito. Muchas veces menos es más. Y aquí está la gran prueba.


Entre 3 fogones nos maravilla con su propuesta de Copa de Aguacate con Nata a la Bourbon de Madagascar. Sólo el nombre ya capta nuestra atención y no es para menos. Prepara un entrante de lo más elegante y sabroso basado en la vainilla de Bourbon de Madagascar, gambones y aguacate con un punto picante. Una mezcla fantástica de aromas, sabores y con una presentación de lujo.


No soltéis la cuchara que llega Picoteandoideas con esta genial Crema de Aguacate. Todo un platazo con muchos elementos dulces como chocolate, mermelada y miel. Esta cucharada se catapulta a otro nivel gracias a la idea de acompañar con unas bolitas de coco vestidas de frutos secos variados. Una idea estupenda para sorprender al comensal con nuevas fórmulas para dar vida al aguacate.


Y para los más golosos Dulce de Limón colma vuestros deseos con estos Bocaditos de aguacate y dos chocolates. En su post encontraréis un minucioso "paso a paso" para que podáis elaborar a la perfección este sutil y vistosísimo plato cargado de aromas y de néctar chocolateado por todos sus poros. Una magnífica receta que eleva al aguacate y lo viste de negro para una ocasión especial.


Y por último llego yo con mi aportación a la causa verde. Os traigo un Tartar de atún rojo con Aguacate que os aseguro es una delicia. La combinación de sabores y texturas le da un punto de lo más sorprendente en boca. Elementos exóticos como el jengibre, la salsa de soja, el aceite de sésamo, el wasabi o el cilantro dotan de mucha personalidad un plato ideal para una comida o una cena.


No os podréis quejar de la variada colección de ideas que os hemos preparado. Como veis el aguacate tiene multitud de salidas y de combinaciones posibles, así que haceos con buen género y dejaos inspirar por estas maravillosas recetas. El éxito de crítica y público está más que asegurado. ¡Que aproveche, hitchcookian@s!

Podéis seguirme en Facebook o Twitter 

viernes, 17 de junio de 2016

COCTELMOOTHIE PICANTE DE NUECES, FRUTAS Y JALAPEÑO (Desayuno con diamantes)

De repente, Nueces de California organiza un concurso de Smoothies para su 2ª Edición de Nueces de California Experience. Y me invitan a participar. Yo encantado de la vida de perderme siempre en una cocina y no encontrar la salida. Pero además le añaden un ingrediente sorpresa: el premio es un viaje a California en Octubre, para visitar los campos de cultivo de sus nueces y disfrutar de todo el amplio abanico turístico y gastronómico que ofrece el gran estado del Oeste estadounidense. 

La zanahoria delante para perseguirla sin cuartel. Todo listo para la tarea. Taurus nos obsequia con una Batidora Óptima Magnum 6 y Nueces de California nos aprovisiona del fruto seco estrella. Hay que pensar. Y enseguida me sobrevino la idea de un cóctel Margarita, me apetecía recrear esa fantasía en un smoothie, con toques frutales, verdura, cítricos, nueces y... un elemento picante y sorprendente: el jalapeño. De ese modo, en mi cabeza, se plasmarían sabores con personalidad dejando rastros aromáticos que estimulen el paladar: dulce y picante, almíbar y jalapeño con notas de fruta y verdura fresca y un crocante de nuez. Parecía un buen plan... y lo fue. 

Este "cóctelmoothie" es toda una sorpresa. Es elegante, es divertido, es vistoso y te aseguro que dejarás al comensal o al bebedor de turno, por lo menos, picado por la curiosidad. Le he pedido a Blake Edwards y a Audrey Hepburn que me ayuden a la comparación cinematográfica, y me han prestado para la ocasión su monumental comedia "Desayuno con diamantes". Todo un lujo de obra, para un trago de lo más tentador. ¡Mandiles arriba! 


Ingredientes (4 cóctelsmoothies) 
  • 2 plátanos congelados o frescos
  • 1 mango congelado o fresco
  • 2 tazas de hojas de espinaca baby
  • 30 grs de Nueces de California (unas para el smoothie y otras para el borde de la copa)
  • 1/2 cdita de jalapeño o una rodajita 
  • 1 golpe de lima
  • 2 tazas de agua fría
  • 1 toque de sal
Para el almíbar de nuez
  • 1 taza de agua
  • 1 taza de azúcar blanco
  • 30 grs de Nueces de California picadas
  • Ralladura de 1 limón
Herramienta utilizada

Personaje dispuestos para salir a escena...
Lo primero de todo será preparar nuestro almíbar, que nos servirá de "cemento" para adherir las nueces y fantasear con la idea de la clásica sal colocada en el borde de un cóctel Margarita. 

En un cazo añadimos el agua y el azúcar y removemos bien. Ponemos al fuego y añadimos la ralladura de limón y las nueces picadas en mortero. Cocemos durante 10 minutos sin dejar de remover con unas varillas, de lo contrario se podría caramelizar. 


Pensad que el almíbar tiene muchos usos (para conservar frutas, para tartas o bizcochos), pero nosotros necesitamos que haga las veces de pegamento. Así que unos pocos minutos de ebullición ya nos dará la textura pegajosa que buscamos. 


Luego colamos las nueces para quedarnos sólo con la parte líquida. Al estar en el almíbar se habrán ablandado, y buscamos el supercrocante de una nuez en crudo para la presentación final. 

En el vaso de nuestra Batidora Óptima Magnum 6 de Taurus añadimos las espinacas (bien lavadas y secadas), el mango troceado, los plátanos partidos, las nueces, el jalapeño (yo eché dos porque soy un loco del picante pero con uno será más que suficiente), una pizca de sal, un toque de lima y las dos tazas de agua. NOTA: Puedes congelar las frutas o verduras previamente para que el smoothie esté mucho más refrescante a la hora de servirlo. 


Batimos todo a velocidad 2 hasta conseguir una mezcla homogénea. NOTA: La textura o cremosidad la tendrás que ir calibrando según tu paladar, que es el único que manda en la cocina. 

Batidora en pleno funcionamiento...
Ahora llega la parte creativa: el "envasado". Usaremos para crear la ilusión óptica copas de cóctel. Primero pasamos con tranquilidad el borde por el almíbar - también te puedes ayudar de un pincel de cocina - y luego hundimos la copa en la nuez picada. Pegamos bien el fruto seco al almíbar. 


Servimos desde el vaso nuestra mezcla especial y rellenamos la copa. Decoramos con una rodaja de lima en el borde y listo. Un cóctelmoothie de lo más original, divertido, delicioso y sorprendente para que te hagas con el personal. ¡Que aproveche, hitchcookian@s! 



Película ideal para degustar esta bebida
BREAKFAST AT TIFFANY'S
("Desayuno con diamantes" de Blake Edwards - 1961)

Audrey era elegancia en estado puro. Era pureza en estado elegante. Era una diva sin serlo. Era una belleza extraña, delicada, deliciosa, frágil, encantadora, de esqueleto pequeño y de mirada infinita... Pero siempre albergaba bajo su "cara de ángel" una picardía cómica que la hacía única. Puede que la mesa en la que se presenta el cóctelmoothie ya me debiera llevar a ella, pero no puedo huir de su rostro y de su personalidad para encontrar el símil de esta receta líquida. 

En ambas atisbo esa mezcla irrepetible que albergaba: dulzor y picante. Y si existe una película en su filmografía que reúna mejor que ninguna esas cualidades es sin duda la genial "Desayuno con diamantes".

En 1961 Audrey Hepburn ya se había consolidado en el panorama cinematográfico y su imagen era de las más deseadas en pantalla (pocos primeros planos fueron más bellos) En la década de los 50 la actriz ya tenía el favor de la crítica, la industria y el público gracias a maravillas como "Vacaciones en Roma" (que le valió su primer y único Oscar), "Sabrina", "Arianne", "Guerra y Paz" o "Los que no perdonan". Había bailado entre drama y comedia romántica para demostrar sus infinitas virtudes interpretativas. Pero cuando a principios de los 60, un genio como Blake Edwards la llama para la adaptación de la novel a de Truman Capote, se abría una época de grandes obras cómicas y, sobre todo, la creación de un mito, un icono, una leyenda...

La historia nos cuenta la vida, aparentemente fácil y alegre, de una joven neoyorkino: Holly Golightly (Hepburn), que sobrevive gracias a los aportes económicos de sus amigos nocturnos ocasionales. Su personalidad estrambótica y sorprendente - que le hace desayunar frente a la famosa joyería Tiffany's de la Quinta Avenida, por ejemplo - llama enseguida la atención de un nuevo vecino. Un escritor de poco éxito (George Peppard) que se nutre de las contribuciones "no desinteresadas" de una mujer madura (Patricia Neal). La joven pareja empieza una amistad que desembocará en los más altos niveles del romance urbano. 

Partamos que nuestra receta tiene un elemento físico que ya nos acerca a "Desayuno con diamantes": la copa. Que hace las veces de edificio de la Gran Manzana, que se alza orgulloso y que aglutina al puñado de variopintos convecinos que allí habitan: la fantasiosa y festiva joven, el apocado escritor, el quisquilloso vecino oriental (Mickey Rooney)... una mezcolanza de ingredientes de toda índole como nuestras frutas, la espinaca, la lima, el jalapeño... que conviven apiñados y batidos en un mismo espacio.

Pero yendo más allá, como siempre, la historia planteada narra las vicisitudes de dos personajes solitarios y desarraigados que viven en un mundo de lujo. Unos seres humildes "atrapados" en un palacio de cristal, en una ciudad que les acoge y maltrata. Como nuestra bebida, que tiene orígenes sencillos, y que se mueve en la elegancia que otorga esa copa de cóctel, con su rodaja de lima y su borde bañado en oro-nuez. Lejos queda la granja de la infancia, ahora todo es cool. Y toca no desentonar con el escenario creado, fingir si se quiere, para luego sorprender en el primer trago.

Como decía anteriormente, me fascina la perfecta combinación que tiene el personaje de Audrey de dulzura y picardía. En su aparente fragilidad (física y mental) se adviene una obsesión por las joyas y por encontrar un marido rico, para lo que tirará de sus múltiples encantos de mujer. Existen pues esas dos vertientes en esa joven que huye de sí misma y de un pasado que quiere olvidar: su encanto dulce y su picardía femenina para obtener sus pretensiones. Almíbar y jalapeño. 

Esa dualidad que emerge del smoothie se plasma constantemente en la película gracias a unas afilados diálogos, plagados de jovialidad, ironía y comedia. Hablamos de Capote, que no era manco. "Desayuno con diamantes" rezuma toques alegres como la fruta, el ligero amargor de la espinaca, los detalles picantones del pimiento, el dulzor humano de la nuez en el almíbar...  Y termina convirtiéndose en verde, color de esperanza, que es la que mueve a los protagonistas a desistir de  los sueños de grandeza y abrazarse bajo la lluvia al amor de verdad. 

Como veis la película y el smoothie comparten muchos elementos comunes. Estamos ante una de las obras más conocidas y admiradas de la comedia romántica, llena de matices, ambigüedades y con la música de Mancini - incluyendo la premiada "Moonriver"- revoloteando en cada plano. Nuestra bebida es un compendio de texturas, de sabores, de ingredientes con mucha y variada personalidad. Y estoy convencido que Audrey acudiría a las seis de la mañana frente al escaparte de Tiffany's para degustar este fascinante cóctelmoothie mientras su maravillosa mirada se pierde en un mar de diamantes.

Puedes seguirme en Facebook o Twitter


miércoles, 15 de junio de 2016

UNIVERSO ATUNERO: Recetas originales de atún

Es tiempo de atún. Justo atravesamos la temporada ideal para consumir esta delicia marina. Un alimento de lo más socorrido y versátil para preparar infinidad de recetas. 

Tartares, ceviches, pasteles, ensaladas, guisos, tatakis, pizzas... Al horno, a la plancha, guisado, en lata, en frío, en caliente... Escabechado, al natural, en aceite, mojama (en salazón)... En rodajas, tacos, ventrescas... Las posibilidades parecen no tener fin. Y no es de extrañar, el atún es de los pescados azules más consumidos. Además su carne posee el 12% de grasa, pero hablamos de una grasa rica en ácidos grasos Omega 3 que ayudan a reducir los niveles de colesterol y triglicéridos en sangre. Cuenta también con vitaminas (A, B y D) y minerales (fósforo y magnesio, sobre todo) Amén de un sabor fantástico. 

Así que para el post colaborativo de esta semana vamos a tirar de un personaje vital en el mar y en las cocinas. Veréis una estupenda propuesta de recetas sencillas y muy bien elaboradas para despertar vuestra curiosidad y vuestras ganas de perderos entre los fogones. ¡Mandiles arriba!



Comenzamos nuestro viaje de la mano de Las recetas fáciles de María y este innovador Atún marinado con pimiento africano y maíz que nos recuerda la necesidad de experimentar con ingredientes poco corrientes y nos catapulta a mundos exóticos. En su propuesta marina los lomos de atún con soja, lima y el pimiento muy picado. Lo secunda de las mazorcas y obtiene un gran plato, que invita a perderse en su maravilloso abanico de sabores.


Seguimos nuestro ruta atunera por La cocina de Masito, que nos trae para la ocasión unas sensacionales Milhojas de Berenjena, Tomate y Atún. Un tridente espectacular que prepara con una tempura casera, a la que luego catapulta con tomate frito, queso para fundir y horno. La cremosidad y aspecto son de locura, y la mezcla de los ingredientes perfecta y muy asequible para sacarnos de un apuro y maravillar al comensal. 


El atún también es un personaje fundamental a la hora de elaborar pasteles de pescado o marisco. Olor a hierbabuena lo sabe y por eso hace que en su Pastel Frío de Cangrejo, el atún tenga una presencia vital. La mezcla de los palitos de cangrejo, con un buen atún en lata y el maíz hacen que este bocado luzca por su sencillez. Acorazado con pan de molde, recubierto de mayonesa y decorado con una flor de zanahoria. Querrás hacerlo sí o sí.


No podía faltar en esta colección un guiso de toda la vida, pero reinterpretado. Aquí emerge este Marmitako de Bonito que nos presenta Picoteando Ideas. La musa es Karlos Arguiñano pero la mano es de ella. Una fantástica y novedosa técnica de pulverizar las patatas clásicas del plato y servir el atún a la plancha en la cima. Te lo cuenta con un detallado paso a paso y termina obteniendo una forma original para saltarnos la rutina. Todo un éxito. 


Ahora nos vamos a tierras de La Mancha con este genial Moje Manchego de Entre 3 Fogones. Ella te explica de forma concisa el origen y las diferentes variantes que han surgido en cada región, y no, no se trata de una ensalada. Se usan tomates en conserva (a la vieja usanza), atún en lata, aceitunas negras, huevos cocidos... Una selección de productos de primera para confeccionar una receta fantástica, sencilla, apetecible y que se puede disfrutar en cualquier momento del día o del año.


Dulce de Limón nos brinda esta estupenda Coca rápida de pimiento y atún. Si estás buscando recetas rápidas y sorprendentes, aquí tienes una buenísima opción. Hay momentos de pereza culinaria y hay que tirar de nevera e imaginación para sacar adelante una cena ligera. Y así surge este plato que emplea masa brisa, atún en lata, tomatitos cherry, pimientos, olivas o tomate rallado. Una apetecible propuesta que te invita a cocinar al mínimo esfuerzo con máximos resultados.


Y por último le llega el turno al que aquí escribe. Os ofrezco un toque oriental para convertir un buen filete de atún fresco en un viaje para el paladar. Con este Atún con aliño asiático y chips de ajo tendrás un amplio surtido de texturas y aromas para disfrutar. Ingredientes como la soja, el jengibre, el cilantro, el aceite de sésamo o la lima, se dan cita en esta combinación que, por lo menos, te llamará la atención. Y ya se sabe que en esto de la cocina hay que buscar siempre el "efecto sorpresa"


Con esto doy por concluido este gran post de lo más sugerente. Como podéis observar existen un sinfín de posibilidades de dar salida a este bello, sano y delicioso manjar marino. 

Podéis seguirme en Facebook o Twitter 

lunes, 13 de junio de 2016

CALAMARES A LA PLANCHA CON JENGIBRE Y CILANTRO (Healthy dinners)

Un nuevo lunes sin carne nos trae otro plato a cámara rápida. Y en esta ocasión vamos a degustar la sencillez en todo su esplendor con estos calamares a la plancha acompañados de arroz cocido.

Por estas cocinas ahora se ha impuesto la ley #sinfructosa y nuevos retos se avecinan. De ahí que en este plato haya hecho unas leves variaciones sustituyendo el ajo por el jengibre y el perejil (que nada tiene que ver con la fructosa) por el cilantro para acompañar ese toque exótico. 

El resultado es una receta de lo más sana, saciante y veloz que te resolverá cualquier cena. Toda una delicia marítima con aromas diferentes y que hace gala de una extremada sencillez. ¡Mandiles arriba!

Calamares a la plancha con jengibre y cilantro

Ingredientes (2 personas)

  • 4 calamares pequeños
  • 150 grs de arroz basmati + agua
  • 1 trocito de jengibre fresco
  • Cilantro fresco picado
  • Sal, pimienta negra y Aceite de Oliva
Tiempo

  • 20 minutos


El calamar.

Si nuestro pescadero es amable, que entiendo que sí, nos podrá limpiar el calamar. Pero si resultase que no está por la labor, la faena de limpieza toca hacerla en casa. No es complicado, pero lleva cierto tiempo para garantizarnos el mejor resultado posible del plato.

Les retiramos las cabezas y cortamos los tentáculos. Los vaciamos bien por dentro y les retiramos la piel exterior. Los lavamos bien y, lo más importante, los secamos a conciencia. De ese modo se nos freirán sin soltar agua. 

El arroz.

Lavamos el arroz con agua fría. Lo echamos en una olla y cubrimos de agua. Rociamos con un chorrito de aceite de oliva y llevamos a ebullición. Dejamos cocer a fuego fuerte unos 4 minutos y luego bajamos la potencia y tapamos la olla durante 8-9 minutos. 

Preparación. 

Por otro lado pelamos el jengibre (con ayuda de una cucharilla de café) y lo picamos finamente. Hacemos lo propio con el cilantro. Reservamos.

Ponemos la plancha o sartén a calentar con un poco de aceite. Cuando coja temperatura incorporamos los calamares (cuerpos, tentáculos y aletas) salpimentados al gusto y dejamos que se cocinen a fuego vivo. Necesitamos que tomen color. 

Añadimos el jengibre picado y salteamos todo el conjunto. 

Emplatamos los calamares con el jengibre por encima y espolvoreamos cilantro fresco. Acompañamos con el arroz cocido y terminamos regando con un hilo de buen aceite de oliva Virgen Extra por todo el escenario. ¡Que aproveche, hitchcookian@s! 


viernes, 10 de junio de 2016

BONITO ENCEBOLLADO (El viejo y el mar)

Hoy nos vamos a echar a la mar para cocinar este Bonito Encebollado. Un plato maravilloso, muy socorrido, y que saca las mejores virtudes interpretativas de un pescado magistral.

La clave de la receta radica en la calma. Nosotros vamos a faenar sin prisa, pochando la cebolla a fuego lento, mimando cada ingrediente, vigilantes de su textura. Como la película comparada es "El viejo y el mar" seguiremos sus pesquisas de tranquilidad y reflexión para conseguir un resultado espléndido, sin sobrecocinar el tunido y dejando que el tiempo sea nuestro mejor aliado.

Pimienta en grano, laurel, vino blanco, terminarán por redondear esta gran adaptación de un clásico. Un bocado sensacional para cualquier ocasión. El bonito además está de temporada, así que tendremos entre las manos un éxito asegurado. ¡Mandiles arriba!

BONITO ENCEBOLLADO

Ingredientes (2 personas)
  • 400 grs de bonito fresco (unas dos rodajas hermosas)
  • 2 cebollas grandes (o 3 medianas)
  • 2 dientes de ajo
  • 2 hojas de laurel
  • 10 granos de pimienta
  • 1 copa de Jerez seco
  • 1 cda de harina
  • Sal y Aceite de Oliva
Tiempo
  • 60 minutos
Película comparada
  • "El viejo y el mar" (John Sturges, 1958) 

Lo primero de todo será pochar a fuego lento las cebollas. Es una parte importante del proceso el que se vayan ablandando a ritmo suave, sin prisa... Para ello pelamos las cebollas y las cortamos en juliana (en tiras largas) TRUCO: No retires el "pelo" de la cebolla. Te servirá de guía y de sujeción a la hora de trocear la cebolla. 

Ponemos una sartén al fuego con 4-5 cucharadas de aceite de oliva. Añadimos la cebolla, las hojas de laurel, los granos de pimienta y un poco de sal. Dejamos pochar durante 40-50 minutos, es decir, hasta que estén tiernas-tiernas.



Añadimos la cucharada de harina y mezclamos bien. Seguidamente incorporamos la copa de Jerez y un poquito de agua.


Salamos ligeramente los tacos de bonito y los hundimos en la cebolla pochada. Dejamos que se cocinen unos 7-8 minutos. 


Servimos el bonito encebollado en una cazuela de barro - que le da un toque de autenticidad chulo -y decoramos con las hojas de laurel y listo. ¡Que aproveche, hitchcookian@s! 


Película ideal para degustar este plato
"THE OLD MAN AND THE SEA"
("El viejo y el mar" de John Sturges, 1958)

Volvemos a sumergirnos en ambientes marítimos y culinarios. Ya son unas cuantas las comparaciones de recetas con grandes epopeyas marinas ("Moby Dick", "Capitanes intrépidos", "Náufragos"...) pero también debe existir - y así haré que sea - hueco para obras intimistas, sencillas en apariencia pero con un profundo trasfondo de personajes. Ahí emerge "El viejo y el mar".

Este drama marino es una genial muestra de las "buenas adaptaciones" de grandes novelas. La epopeya intimista que ideó en su momento Ernst Hemingway, encuentra un maravilloso traslado cinematográfico gracias a la pericia y sobriedad narrativa del magnífico John Sturges.

Sturges siempre fue uno de mis directores más admirados. Gracias a él pude disfrutar de joyas monumentales como: "La gran evasión", "Los siete magníficos", "El último tren de Gun Hill", "Duelo de titanes" o "Conspiración de silencio". Un artesano de los de toda la vida con una depurada técnica y un estilo nítido. Tras años dedicándose a la ejecución de westerns, decide frenar en seco y llevar a cabo "El viejo y el mar". Una pausada alegoría humana, que nada tiene que ver con su estilo. Y que, a la postre, resultaría una de sus obras más meditadas. Parecía como si estuviese cogiendo fuerzas para afrontar la década de los 60, donde desataría su cólera visual y alcanzaría dos de sus mayores éxitos y ya iconos de la cinematografía universal: "La gran evasión" y "Los siete magníficos".

La historia nos cuenta la vida de Santiago, un humilde pescador portugués que lleva semanas sin pescar un solo pez. Papel que corre a cuenta y gloria de un enorme Spencer Tracy (nota curiosa: 20 años antes interpretó también a un joven pescador luso, Manuel, en la célebre "Capitanes intrépidos") A partir de ahí surge una amistad con un joven ansioso de conocimientos marinos y una odisea por la captura de un pez casi imposible. Todo elementos humanos, de deseos, de sueños, de superaciones, de luchas, de combatir el destino... a través de los ojos de un anciano y carismático lobo de mar.

Nuestra receta se plantea como un plato de fragancias marítimas, dominado por la omnipresencia del bonito como protagonista absoluto. Santiago cobra el aspecto de un tunido. Lo cual tampoco es del todo extraño, ya que su vida entera ha estado ligado al mar y poco a poco se ha ido metamorfoseando en una más de sus criaturas. Sobre el agua, sí, pero conocedor total de los misterios y peligros que entraña el gran azul.

"El viejo y el mar" es una obra que ahonda en la bondad humana, en la esperanza y en la batalla de un hombre contra la naturaleza. Su barcaza o plato de barro es el elemento físico que delimita su pequeño mundo dentro de la inmensidad marina. La cebolla empieza a pocharse muy lentamente, como una metáfora del paso de los años, de las frustraciones y lamentos. Se va reblandeciendo su cuerpo hasta hacerlo anciano, flácido y maleable. 

El bonito, o sea Santiago, se nos muestra terso y firme como lo era su inicial ambición: la captura de un pez épico. En cuanto se cocina dentro de esa maraña de cebolla plagada de emociones y sentimientos enfrentados, va perdiendo su color natural, se recrudece, se frustra, se tuesta con el calor del fuego o del asfixiante sol que le fustiga desde las alturas. 

Los granos de pimienta negra, el laurel y el vino blanco otorgan esa dosis de potencia y amargura que tiene en sí la cruzada de Santiago. Muchos sentimientos se entrecruzan en el monólogo de Tracy, en su soledad. Violencia, rabia, cansancio... hacen mella en sus arrugado rostro, que se va cuarteando - como el bonito en la sartén - a medida que ve que va perdiendo el combate. Que gana la Naturaleza, la misma que le dio la vida ahora se la está quitando. Al menos, mentalmente. 

Y con todo, vemos un resultado final en el emplatado lleno de colorismo - maravillosa la fotografía - y vitalidad. Reluce el bonito cubierto de sus propias emociones cebollescas. Navegando en su bote de barro por la inmensidad del mar.  Ya no es un bocado limpio de bonito, tras su odisea nuevos aromas y texturas copan su sabor. Y esa es la metáfora de la película: la humana frustración, la lucha en vano, la ambición rota, la sumisión ante lo inevitable. 

Puede que "El viejo y el mar" adolezca de cierta teatralidad y abuse en ciertas ocasiones de voces en off (adaptar eso del libro no debió ser tarea fácil) pero resulta un agradable y más que digno homenaje a una novela ejemplar. Nuestro Bonito Encebollado es un viejo plato en un mar culinario. Una gran interpretación de un pescado que, como Tracy, fue capaz de moldearse a cualquier género o cocinado. Ahora nos toca a nosotros sumergirnos en las palabras de Hemingway, en la voz de un actor único y en una dirección milimétrica. Coged los remos, nos echamos a la mar....

Podéis seguirme en Facebook o Twitter